27/05/2024

opinion

Consejos para la economía de bolsillo

Hay un millón de títulos diferentes. Algunos ajustan por inflación, otros pagan en dólares, otros pagan la tasa de interés de un plazo fijo, ajustan de acuerdo al PBI de Argentina. Es infinito y eso hace que se adecúe a cada necesidad del inversor.

Por
Ramiro Goncalves, analista financiero y CEO de RG Inversiones

Lo ideal siempre es ahorrar a principios de mes y no al final, porque llegás y te diste cuenta de que no te quedó nada, o hiciste la última salida a comer, o compraste algo que te llegó con una promoción.

También resulta ideal separar un porcentaje, que podría llegar a ser un 10% o menos, y mantenerlo todos los meses como un hábito. Si vos podés sacrificar ese dinero para gastarlo en el futuro, si lo internalizás como algo automático, eso a lo largo del tiempo te va a dar frutos.

Cuando vos empezás a invertir, a utilizar el interés compuesto a tu favor, los intereses de tus inversiones también generan intereses. Lo que se dice en algunos libros sobre que el dinero son hijos y que esos hijos tieien hijos porque se van multiplicando. Si nunca arrancás, nunca se va a dar esto de que tu dinero esté generando dinero. Lo importante es empezar.

El problema es que muchas personas dicen "no, yo gano $400.000 por mes y el 10% son $40.000, de qué me sirve ahorrar eso", pero están viendo la inmediatez, los $40.000 de hoy. No lo están proyectando a uno, dos o tres años, donde se pueden llegar a encontrar con varios millones de pesos ahorrados. Pero si nunca arrancás, nunca va a pasar.

Ahorrar dólares es, justamente, ahorrarlos. Los dejás 10 años debajo del colchón y van a ser lo mismo. De hecho, tenemos inflación en dólares y ese ahorro que vos tenés pierde poder de compra a lo largo del tiempo.

Si te quedás en plazo fijo, hay momentos que son muy cortos de la Argentina donde conviene porque el tipo de cambio no se mueve y la tasa es muy alta, lo que representa tener más dólares. Estos últimos meses en Argentina el dólar está alrededor de $1.000 y la tasa es más baja que la inflación, pero mientras el dólar no se mueve cada vez tenés más pesos que van a representar más dólares.


La historia en Argentina nos dice que a lo largo del tiempo siempre termina perdiendo el plazo fijo con la devaluación y el tipo de cambio y cada vez tenés menos dólares. Yo hice un cálculo que si empezabas un plazo fijo en diciembre de 2019 y reinvertías los intereses todos los meses, en cuatro años perdías el 60% del dinero. Más de la mitad de la plata.

¿Cómo hacemos para ingresar al mercado financiero? Por desconocimiento o falta de educación en las escuelas, si no tenés mucha idea parace una timba o una estafa, encima ahora es todo digital. Hay que entender que todo es así porque eso está pasando con los bancos, con el homebanking, y ahora uno va para lo estrictamente necesario. Pasa lo mismo con el mercado.

Antes para comprar una acción o bono, a vos te daban un título de portador y vos lo tenías en tu casa, con el riesgo de que te entren a robar y se las lleven. Ahora están en cajas de valores, que es una entidad que custodia tus bonos y es todo digital, que no lo hace más inseguro, sino todo lo contrario.

Hay que entender qué son los títulos y sus dos variantes: renta fija y renta variable. En la primera, se le compra una deuda a una empresa o al Estado, que son los títulos públicos como bonos, deuda u obligaciones negociables. Cuando lo comprás, la empresa te dice "yo te voy a pagar de acá para adelante una tasa de interés x en una fecha x". Entonces, vos sabés que ponés 1.000 dólares y que todos los junios y los eneros vas a recibir cupones de interés y en un lapso de tres años te devuelven el capital que pusiste.

Así y todo, en el mercado vos tenés la posibilidad de vender esos títulos cuando quieras. no hace falta que esperes hasta el vencimiento. Es lo mismo que con el plazo fijo, ambos son una deuda. En ese caso, vos le prestás la plata al banco y se compromete a devolverte el capital más intereses dentro de 30 días. La posibilidad que da el mercado es que podés encontrar deuda que es en dólares y, si hay una devaluación, ya sabés que tenés dolarizado tu ahorro y, además, te paga una tasa de interés.

Hay un millón de títulos diferentes. Algunos ajustan por inflación, otros pagan en dólares, otros pagan la tasa de interés de un plazo fijo, ajustan de acuerdo al PBI de Argentina. Es infinito y eso hace que se adecúe a cada necesidad del inversor.

Después está renta variable, que son los CEDEARS -que están bastante de moda- y las acciones locales como las de YPF, Banco Galicia o cualquier empresa que cotice en la Bolsa.


En este caso, como su nombre lo asegura, nadie asegura cuál va a ser el rendimiento. Uno es parte y dueño de esa empresa al comprar acciones y, si le va bien y tiene más ventas, se va a recapitalizar, se va a revalorizar, y las acciones van a subir de precio. Pero a la empresa también le puede ir mal y vos podés llegar a perder dinero siempre y cuando vendas las acciones. Esto implica otros conocimientos y no es recomendable para todo el mundo.

Siempre recomiendo que el último paso sean las criptomonedas. Primero la renta fija, con títulos públicos y obligaciones negociables; después adquirir el conocimiento para tener acciones, CEDEARS, tener un conocimiento para entender lo que se está comprando y cuándo venderlo; y recién después dar el paso hacia las criptomonedas, pero con una pequeña parte de tu cartera.

El problema es que la mayoría de las personas lo hace al revés, porque se siente atraída por los grandes movimientos que tiene Bitcoin u otras criptomonedas y ven que duplica o triplica su valor en corto plazo, pero te metiste en un activo que es muy volátil y que como sube muy rápido también baja. Incluso podés llegar a perder la mitad de tu dinero en muy poco tiempo.

Yo tengo Bitcoin desde 2017. Así que una parte de mi capital ya está en criptomonedas, pero siempre recomiendo tener cautela porque es un activo muy volátil, muy nervioso, y sube y baja muy rápido, algo que no pasa con las acciones y menos con la renta fija.

Hay que tener en cuenta que menos del 2% de la población en Argentina tiene una cuenta de inversión. Es un universo muy pequeño y hay mucho laburo por hacer. La mayoría de las personas desconocen el mercado financiero.

Yo soy muy crítico con el sistema educativo actual. Pasé por la primaria, secundaria, estudié la Licenciatura en Economía y me arriesgo a decir que podés salir sin saber calcular una tasa de interés. Entonces, ¿qué se puede pretender de alguien que no estudió una carrera universitaria de ciencias económicas o alguien que recién sale de la secundaria?

Antes de la educación financiera, hay que replantear todo el sistema educativo y prepararnos para un mundo que es completamente distinto al de hace 100 años. A veces nos preparan para cosas que quedaron en la historia. Me acuerdo que en la escuela no nos dejaban usar la calculadora para que hiciéramos los cálculos a mano cuando, en realidad, es una herramienta que te permite hacer cálculos más complejos aún y poder avanzar mucho más en el razonamiento. Hay que replantear todo para que la educación financiera pueda llegar a calar en un joven porque si vos no sabés de matemáticas, no podés dar ese paso para entender una inversión.


Unos 7 de cada 10 hogares de la Argentina están endeudados. Esto quiere decir que la mayoría está tomando créditos a una tasa de interés que desconoce como se calcula y no saber todas esas herramientas al sistema, en general, le conviene.

En el país más del 50% de la población está bajo la línea de la pobreza. Si yo estuviera en esa situación no me preocuparía por ahorrar, sino por aumentar mis ingresos y para hacer eso trataría de capacitarme y aprender nuevas herramientas para conseguir un mejor trabajo o tener otra posibilidad.

Tenemos la suerte de vivir en una etapa del mundo en la que hay mucho conocimiento gratis en YouTube, hay libros, hay absolutamente de todo. Teniendo conexión a internet accedemos a mucho contenido, el tema es que a veces se pierde ante tantas distracciones.

Si estás ganando $200.000, lo ideal sería empezar a hacer cosas distintas para obtener resultados distintos, empezar a capacitarte para salir de ese laburo que no está dando lo que necesitás y no preocuparse por ahorrar.

Cuando tenés un Gobierno que libera trabas, paga sus deudas, se compromete a no emitir y da esas señales, las personas invierten más en el mercado porque el dólar se mantiene estable y eso moviliza. En contrapartida, cuando hay un Gobierno que pone trabas y limitaciones y normativas, la gente tiene miedo, compra dólares y los deja debajo del colchón.

Estamos en un período en el que socialmente las cosas están muy mal, pero financieramente el Gobierno compró más de 10.000 millones de dólares, pudo liberar algunas trabas y eso al mercado le gusta. Las cosas están cambiando, pero hay un impacto social importante.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

País

País

Atención jubilados: en julio comienza la receta electrónica obligatoria

23 de junio de 2024

De esa manera, entrará en vigencia la Ley Nacional de Receta Electrónica que fue reglamentada a través del decreto de Milei número 345/2024.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades