11/06/2024

OPINIÓN

Adicción, anestesia de la exigencia y el desamor

Por
María del Pilar Carabús

No se puede correr más rápido que el dolor...

Tiempo de absoluta incomunicación. La información daña el conocimiento, es solo un ruido ensordecedor.

Perdimos el privilegio de vivir el arte como la vida. Hoy la curiosidad es el único artilugio para estar vivos, pero poca gente sigue con ese ímpetu verdaderamente.

Humberto Eco define a la biblioteca como el símbolo de la realidad de una memoria colectiva. Hoy casi perdida nuestra mente, va vaciándose de contenido real, sólo resuenan un sin fin de pentagramas de información direccionada a una irrealidad de "consumo".

Adicción: aquello no dicho, falta de palabra.

Caos el negocio reinante del hoy.

La cultura como obra humana no siempre reclama y respeta «la plenitud de los derechos»

conceptuales de la vida «ambos poderes-el inmanente de lo biológico y el transcendental de la cultura- quedan de esta suerte cara a cara [...] como potencias litigantes» dice Ortega y Gasset.

La cultura pervive sólo pervive mientras sigue recibiendo constante flujo vital de los sujetos. Cuando esa transfusión se interrumpe, y la cultura se aleja no tarda en secarse en hiratizarse.

Exiliada la cultura, aplastada por la ciencia y la tecnología, la despersonalización es hoy el perfecto cultivo para cada adicción fabricada por el sistema. Con un cerebro completamente estresado y la eliminación de la educación como aprendizaje y proceso de copia altruista, nos estamos asemejando a una hoja muerta en el piso, buscando una brisa que nos empuje en cualquier dirección.

Empezaba ya esta crisis especulativa en el año 1763 luego de la guerra de los 7 años, cuando Europa para lograr su equilibrio diseñaba la especulación financiera y bursátil. Surgía así la creación profesional del "comercio", término incluido por primera vez en tratados, puntapié que permitió dibujar el primer mapa colonial de escala planetaria. Holanda, Inglaterra y Francia pujando por el poder.

En el libro "El impacto de la globalización" se describe como Inglaterra desaloja a Francia de Terranova y Quebec, Francia desaloja a España de Luisiana, los Borbones suben al trono, crean un falso iluminismo, con él colonias virtualmente divorciadas y en ellas las restricciones al comercio. Separaciones, frustraciones y demás ficciones que definen a la sobreviviente y sodomizada Latinoamérica, entre otros ejemplos de esclavitud.

La dependencia empieza su camino, hoy sabemos que existen tantas adicciones como nombres: a sustancias, comidas, plataformas, fármacos, religiones, sexo, juego, algoritmos, redes sociales, series, el construido caos de los medios de comunicación, modas, instituciones, lugares de pertenencia, objetos, perversiones.

Estamos ante la creación de una para-cultura adictiva lista para ser consumida en el mejor hotel cinco estrellas. Vendida nuestra alma, somos parte de un producto cuidadosamente armado por neurocientíficos, destinado al comercio internacional.

Como aprendices que somos, reconocer las diferencias cognitivas interculturales puede darnos un panorama de ¿hacia dónde vamos como occidentales?. En oriente prevalece en sus habitantes un pensamiento holístico destinado a lo general, mientras que en nosotros lo individual- singular tiene protagonismo por sobre lo grupal.

Quizás allí esté el origen de esta anestesia que estamos consumiendo, es tanta la exigencia de este nuevo caos programado, donde somos explotados sin piedad, que la convivencia ante la falta de valores y principios, se vuelve cruel muchas veces. De hecho estamos creando el mismo mapa semántico cultural vacío en cada rincón del planeta, su formato es el de un commodity universal que nos lleva al precipicio.

Muere el contenido de lo constructivo-del compromiso con el otro, con el mundo.

Se sabe hoy en día, qué ciertas actividades a través de la cultura activan el lóbulo prefrontal ventromedial. En los orientales este proceso es activado cuando impacta en ellos y su familia, es decir cuando tiene incumbencia en su grupo, al contrario de los occidentales, cuyo impacto directamente es en el interés particular...

Cabe rescatar que es tal el nivel de contaminación, que estamos en condiciones de decir hoy, que el razonamiento de un analfabeto fuera del sistema, puede cambiar el mapa semántico, generando riqueza.

La globalización trajo consigo un brutal empobrecimiento emocional-cultural, que está destruyendo todo concepto de interacción, reduciendo todo debate a una estéril y triste supervivencia.

Matar lo gregario del ser humano, no hace más que desterrar otras opciones, ahogar a los que no resisten la exigencia desmedida, es la trampa perfecta de este escenario. Crear vulnerabilidad, la consigna para hacernos parte de la adicción.

Como Homo sapiens no estamos preparadas para el ruido constante, ni para socializar con miles de personas por día, ni para ser ametrallados por estímulos constantes, ni para subir el Aconcagua, ni para lograr la perfección, ni el rendimiento, ni la imagen, ni las metas de una novela diseñada para que la rueda creada por un par, siga funcionando.

Como vía de escape a la desmesura establecida, la mitad de la población busca refugio en los caramelos de dopamina ofrecidos allá afuera. Sucede que ante el exceso de dopamina el cerebro busca un equilibrio, y lo encuentra en el dolor, ese dolor busca desesperadamente más dopamina para calmarse, y el mecanismo nunca para. Hoy se consume no para generar placer sino para calmar el dolor. Un cerebro hiperestimulado bloquea la corteza, quedando así todo en una superficialidad que no permite reflexionar ni profundizar, el llamado círculo de lo irrelevante.

Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, esto ya es una elección. William James.

¿Cuáles son hoy los mecanismos de transmisión cultural-educativos?

Estamos en problemas porque sólo aprendemos a través de la emoción, en un mundo donde están tratando de matarlas mediante la apatía, el panorama se complica si no estamos muy despiertos.

La evolución de los mecanismos de transmisión muere con el reduccionismo de una tecnología que solo asocia datos. Con la inexistencia de fuentes, no hay forma de conectarnos a nuestra preciada memoria emotiva. Se desvanece lo profundo desaparece todo propósito a través de la enseñanza, quedando el sistema educativo como un mero instrumento de supervivencia económica.

Vacío nuestro cerebro, se derrumba el camino, vamos hacia la adrenalina de un abismo.

Esa sinfonía inacabada de Darwin de la que habla Kevin Lalaland, quedará adormecida, sobrevivirán como especie humana sólo aquellos que logren salvar esa asociación cultural profunda de las emociones y sentimientos reales. Aquellos que sean capaces de seguir haciendo vibrar esa caja vibratoria llamada galaxia. El resto asfixiados en la virtualidad y lejos de la noción de amar con todos los sentidos, seguramente pasen a esa otra categoría aún desconocida que algunos esperan lograr con nosotros.

La droga, cualquiera sea, captura el sistema motivacional, el sistema del placer, el sistema de recompensa, el adicto es una persona secuestrada.

La tecnología nos aísla como nunca, se pierde el verdadero contacto con el otro, esa maravillosa sinergía que nos alimenta, los son vínculos allí son imaginarios con un viso de realidad que confunde. Vivimos el fenómeno emocional de la "palabra vacia".

Los nuevos dealers saben que venden la "poción de omnipotencia" para sobrellevar un mundo en desequilibrio constante, por ende la clave está en aquellos que se atrevan a descubrir el placer en el amor, en una mujer, un hombre, una vocación.

Hoy la verdadera pandemia, son esas numerosas adicciones creadas para alejarlos del entramado social, única red posible de interacción. Ejercicio necesario para tener esos maestros capaces de transmitir el aprendizaje que necesitamos como inspiración para sentir.

Amar es la única opción señoras y señores. Atrévanse.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Mundo

Mundo

Donald Trump fue herido durante un acto de campaña

13 de julio de 2024

El candidato presidencial republicano sufrió una herida en una oreja producto de un disparo, pero está fuera de peligro. Fue durante un acto en el estado de Pensilvania.

Copa América 2024

Copa América 2024

Copa América 2024

Messi: "Estoy disfrutando y viviendo el día a día"

13 de julio de 2024

Subscribite para recibir todas nuestras novedades