14/02/2024

Editorial

La inflación sigue alta, pero da señales de retroceso

El INDEC difundió que la inflación de enero fue del 20,6% y sigue en repliegue. El problema es que también se retrae el consumo y se van cayendo las ventas.


Con el dato de inflación de enero quedaron demostradas dos cosas: que para bajar la inflación es necesario enfriar la economía. Y que una cosa es consecuencia directa de la otra y al mismo tiempo se retroalimentan.

Un problema muy serio que tiene la administración del gobierno es que la canasta de alimentos continúa presionando al alza. En términos anuales la canasta alimentaria tiene un crecimiento del 296,4%. No es algo que no pueda demostrarse, incluso, de manera empírica. Alcanza con dar una vuelta por el supermercado o cualquier otro comercio del rubro alimentario para advertir que los precios se triplicaron, en solamente un año.


Así y todo, el impacto también se refleja en el indicador de pobreza. Por ejemplo, una familia tipo necesitó $596.823 para no ser pobre y $285.561 para no ser indigente.

Las expectativas también juegan un partido aparte, y se puede advertir en el informe que elabora el Banco Central de la República Argentina (BCRA) basado en el promedio de las estimaciones que elaboran las consultoras privadas.

LEER MAS: https://www.mundopoder.com/nota-emergencia-alimentaria-los-comedores-insisten-en-el-pedido-de-alimentos-al-gobierno-87129

En este caso, el primer Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del año del Central, publicado en los últimos días, mostró que los economistas que participan de este sondeo calcularon una inflación mensual de 21,9% para enero (-3,1 puntos porcentuales respecto al REM anterior).

La buena noticia es que, a pesar de que siguen siendo números muy altos, para febrero estimaron una inflación mensual de 18% y para el año de 227%. Si se cumpliera esa métrica los números empezarían a descomprimir la presión sobre los salarios, con claridad neta. Y si se equivocaran y la medición oficial fuera inferior, como pasó en enero, el Gobierno podría empezar a darse por satisfecho.

Un 2024 frío y pesado

El año en curso estará caracterizado por el enfriamiento de la plaza. Es decir, que el mercado tendrá menos actividad porque el consumo será más restrictivo. Con esa visión a la vista, y de cumplirse el pronóstico, hay dos elementos para esperar: una baja importante de la inflación de manera paulatina y constante pero, también, un incremento en las necesidades de las personas, dado que no dispondrán del suficiente recurso económico para afrontar los gastos corrientes.

En el anterior gobierno de Alberto Fernández eso se resolvía con emisión monetaria. Pero la gestión de Javier Milei no está dispuesta a repetir la receta. Por lo tanto, el interrogante pasa por descubrir de qué manera el Gobierno soportará la crisis de dinero que tendrán los argentinos mientras los datos de la macroeconomía empiezan a emparejarse. Ahí estará la virtud, entendiendo que el sacrificio será grande y que los costos de llevar adelante una medida de tales características debiera ser el menor posible, para que al final del camino más sean los argentinos que hayan dejado de soportar el peso de la crisis.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Política

Conflicto en Medio Oriente: el Presidente creó dos comités de crisis

13 de abril de 2024

A la espera de su regreso a la Argentina, Javier Milei ordenó la conformación de dos comisiones para analizar la crisis por el ataque de Irán a Israel y definir los pasos a seguir.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades