15/01/2024

ESPECIAL

Miguel Schiariti, titular de CICCRA: "Me llama la atención que digan que hubo aumentos de precios en la carne"

El referente del área de frigoríficos argumenta que los valores "se equilibraron", pero anticipa subas "muy significativas" para 2024. El repaso por 2023: "Los acuerdos de precios eran publicidad, no sirvieron".

"Los argentinos vamos a seguir consumiendo carne, en distintas proporciones", asegura Miguel Schiariti, titular de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) en el marco de la fuerte crisis económica que atraviesa el país, marcada por una inflación récord mensual en diciembre y anual en 2023 que, sin embargo, para el representante frigorífico no se trasladó directamente en una suba de precios en el área: "Me llama la atención que digan que hubo aumentos de precios en la carne".

"Me llama la atención que planteen que hubo 'fuertes aumentos' de precios en la carne. Si nos ponemos a mirar la historia del precio de la carne en el año 2023, estuvimos diez meses con precios prácticamente congelados; después, en octubre, hubo una recomposición de alrededor del 25% al 30%; y en el mes de diciembre, en la semana previa a la asunción de Javier Milei al gobierno, los precios se modificaron entre el 50% y el 60%. Pero después bajaron respecto de ese nuevo escalón y prácticamente se ubicaron en los valores previos", argumenta Schiariti en diálogo con El Bonaerense TV.


El retroceso en los precios devolvió a las carnes a un equilibrio, considera el referente del sector: "Hoy estamos en esos valores, no hay aumentos de precios en este momento". Pese a ello, reconoce que los productos "cuestan más caros que antes de octubre", cuando "la carne estuvo muy barata y a partir de allí subió". Sin embargo, los valores seguirán en alza durante el año: "Tengo una mala noticia para los consumidores: comieron un año carne muy barata. Para el mes de marzo o abril seguramente los precios van a aumentar de manera muy significativa".

De acuerdo con Schiariti, el estancamiento de los valores durante gran parte de 2023 no se debió a las medidas del entonces presidente Alberto Fernández. "Parecía que intervenía el gobierno y no era así. La sequía hizo que el productor ganadero se viera obligado a alimentar con cereal, lo cual acelera el proceso de engorde, y entonces tuvimos una sobreoferta de 15% durante todo el año. Se faenó un millón de cabezas de más. Los acuerdos de precios que supuestamente hizo el gobierno anterior con la industria nunca sirvieron de nada", fundamenta.

Al respecto, explica: "Era un acuerdo que hacían las cuatro cadenas de supermercados con un grupo de exportadores por una cantidad limitada de kilos. Esa carne se vendía exclusivamente en los supermercados, donde iba la clase media y alta, pero el común de los consumidores que compraba en la calle y en el local de cercanía nunca se veía beneficiada. Además, al Interior del país tampoco llegó, excepto en cuatro o cinco grandes ciudades. Los acuerdos eran nada más para hacer publicidad, no le servían a la gente que necesitaba realmente comprar carne más barata".


Así, fue el exceso de oferta lo que mantuvo "prácticamente congelados" los precios hasta el 23 de octubre: "En ese momento hubo una recomposición de alrededor del 25% al 30% de acuerdo al tipo de categoría. Y en el mes de diciembre, en la semana previa a la asunción de Milei, las expectativas, los runrunes, las suposiciones decían que estallaba todo, que el dólar se multiplicaba por tres... Esas versiones hicieron temer al productor que si vendía esa semana, a la semana siguiente había perdido el 50% del valor de la hacienda, por lo que envió poco al mercado".

"Ahí ocurrió algo que yo no vi en 35 años de industria frigorífica: en una semana, los precios se modificaron entre el 50% y el 60%, entre el 5 y el 12 de diciembre", continúa Schiariti; e indica: "Esos precios se intentaron trasladar al público. El público, con muy buen criterio, dijo 'no', y los precios bajaron respecto de ese nuevo escalón un 30%. Así, prácticamente se ubicaron en los precios previos al aumento. Hoy estamos en esos valores: no hay aumentos de precios en este momento en la carne".

El racconto llega hasta enero, cuando, según el presidente de CICCRA, "no hay aumentos", pero "las ventas están muy deprimidas" y se anticipan nuevas subas durante el año: "Es bueno que el público lo sepa. El mercado de la carne es un mercado transparente. Los precios aumentaron un 50%, después bajaron un 30%; es decir, prácticamente se equilibraron. No de manera inmediata, pero yo calculo que para el mes de marzo, abril, seguramente los precios van a aumentar de manera muy significativa".


Con todo, el representante frigorífico confía en que el "mercado" monitoreará las subas: "Hay 220 mil productores ganaderos, cinco mil compradores entre matarifes y frigoríficos, 60 mil o 70 mil carnicerías; y después estamos nosotros, los consumidores, 47 millones de habitantes que convalidamos o no convalidamos los precios. El mejor ejemplo lo tuvimos de manera excesiva en diciembre y bajó a la semana siguiente. Esto es un mercado ágil que reacciona rápidamente".

"Cuesta pensar en un argentino que no coma carne. Pero hay otras carnes que aumentaron más en su momento y que hoy están más competitivas respecto de la carne vacuna, ya sea el pollo o el cerdo, de acuerdo al corte. Hay muchos cortes de carne alrededor de los $4.000", agrega Schiariti; y concluye: "La estructura de consumo de la población va cambiando con el tiempo, pero los argentinos vamos a seguir consumiendo carne".

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades