14/02/2024

Política

"Un showman en la Rosada": Las advertencias y el análisis de Cristina sobre el "máster plan desestabilizador" de Milei

La expresidenta reapareció con un extenso documento en el que detalla causas y consecuencias de la vigente "tercera crisis de deuda". Las explicaciones económicas y la crítica al "reciclaje de funcionarios".

"Un showman economista en la Rosada", caracterizó la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner en su regreso a la discusión política pública desde que dejó la vicepresidencia de la Nación el 10 de diciembre último. Poco más de dos meses después, y en ocasión del Día de San Valentín -por estar "enamorada de la Patria"-, la líder peronista reapareció esta mañana con un extenso documento en el que realizó un repaso y autocrítica de la gestión del Frente de Todos entre 2019 y 2023, analizó los resultados electorales del último año y, fundamentalmente, criticó con dureza al gobierno de Javier Milei por su "máster plan de desestabilización" a través de "dolarización y endeudamiento".

"Argentina en su tercera crisis de deuda", se titula el texto de 33 páginas difundido al dar las 7 de la mañana de este miércoles 14 de febrero a través de las redes sociales de la expresidenta. Es un "cuadro de situación", advierte la propia misiva, que incluye en su presentación una cita ni más ni menos que del histórico intelectual Juan Bautista Alberdi, tal vez la figura patria más recuperada desde la perspectiva política de la flamante administración de La Libertad Avanza. "Tomar capitales a préstamo para reemplazar los capitales destruidos por la crisis no es remediar la pobreza sino agravarla. Endeudarse no es enriquecerse, sino exponerse a empobrecerse", sostiene la frase.


"A 40 años de haber recuperado la democracia, la Argentina se encuentra atravesando su tercera crisis de deuda. La primera, con origen en la última dictadura cívico-militar y desatada en 1989 con la Unión Cívica Radical (UCR) al frente del gobierno; la segunda, incubada en la convertibilidad y que implosionó en el año 2001 con el gobierno de la Alianza; y esta tercera, germinada en el proceso de feroz endeudamiento del gobierno de Mauricio Macri que implicó el retorno del Fondo Monetario Internacional (FMI) y cuyo desenlace estamos transitando. Esta vez, con una profundización del carácter bi-monetario de nuestra economía, que agrava la ya conocida y estructural restricción externa", comienza el racconto.

"Planeta Milei": Dolarización y análisis del modelo económico

La principal definición del paper aparece no lejos del final, bajo el apartado "Planeta Milei", donde la exvicepresidenta remarca: "Hasta el momento, el nuevo gobierno solo ha desplegado un feroz programa de ajuste que actúa como un verdadero plan de desestabilización y que no solo alimenta el espiral inflacionario, colocando a la sociedad al borde del shock, sino que además provocará irremediablemente el aumento de la desocupación y la desesperación social en una suerte de caos planificado. Es más que evidente que en la cabeza del presidente el único plan de estabilización es el de la dolarización. No se explican las medidas adoptadas en otro marco teórico".


"Un showman economista en la Rosada", escribe Cristina Kirchner.

La advertencia es acompañada por un análisis económico que plantea dejar atrás el modelo agroexportador de inicios del siglo XX, al que la gestión liberal libertaria pretende regresar, y en su lugar promover "un patrón de acumulación sustentado en un modelo industrialista de sesgo exportador con valor agregado" que respete un criterio de "bajos volúmenes de deuda externa o con una correcta y responsable administración de la misma", lo que no significa "negar la necesidad de una revisión" de otros elementos del funcionamiento económico argentino, como la "eficiencia del Estado"; una tarea, por otro lado, esbozada por otros referentes peronistas especialmente tras la derrota en el balotaje.

Con todo, anuncia Kirchner, "el máster plan de Milei no difiere mucho del que llevó adelante la dictadura cívico-militar en lo que hace a la apertura indiscriminada de la economía y la desregulación laboral de hecho, ni del de las privatizaciones de los años '90. Si el plan de la dictadura fue de apertura indiscriminada y el de Carlos Saúl Menem de privatización de las empresas públicas, el de Milei agrega la extranjerización de la tierra y de los recursos naturales". Y subraya: "Todas las medidas adoptadas hasta el momento son repeticiones de políticas ya ejecutadas en el pasado, inclusive algunas de ellas aplicadas con el Parlamento cerrado por la dictadura. Todas fracasaron estrepitosamente, provocando solo pobreza y dolor".


Milei planifica su gobierno junto a Macri y los ministros Patricia Bullrich y Luis Petri, excandidatos de Juntos por el Cambio.

El diseño político: Macri, Caputo y el "reciclaje de funcionarios"

De allí se desprende uno de los más fuertes avisos políticos de la dirigente y dos veces presidenta: "La legitimidad de origen que da el voto popular no debe hacerle perder de vista al actual mandatario la legitimidad de ejercicio en la gestión de gobierno, que solo podrá ser lograda a partir de mejorar la calidad de vida de los argentinos. En este sentido, cabe recordar que otras fuerzas políticas, en distintas etapas, que obtuvieron fuerza propia que los insuflaron de aires fundacionales, no pudieron terminar sus mandatos cuando no lograron darle a la sociedad la calidad de vida que los argentinos demandan".

El término "Macri" aparece mencionado 25 veces en el documento, aunque cobra más frecuencia durante el repaso histórico que en la novena página marca el "comienzo de la tercera crisis de deuda -aún en tránsito- y su necesario complemento: ruptura del Estado de Derecho", con fecha en 2016. Afirma la carta que en aquella época se vive el inicio del "endeudamiento externo más cuantioso y vertiginoso del que se tenga memoria en toda la historia argentina", complementado por la "captura del Poder Judicial" durante la gestión de Cambiemos, que a través de "mafia, espionaje, persecución" y nombramientos discrecionales en la Justicia buscó "la estigmatización y desaparición del adversario, no física como en la dictadura, sino política".